Hoy suena: Ruidoblanco

Llevo todo el día con Ruidoblanco repitiéndose una y otra vez, y otra, y otra en mi móvil, en el ordenador, en mi cabeza. Desde “Última versión de ti” hasta “La ciudad más gris del mundo”, todo el disco, “Midiendo el tiempo con canciones” es una auténtica gozada. Temas como “Octubre”, “Palabras que apagaron el incendio” o “Tu héroe romántico” te atrapan, te deprimen, te hacen sonreír, te vapulean por dentro y te hacen querer más.


Todo empieza con una clara declaración de intenciones, la intención de escapar y contemplar el fin desde lejos… y así dolerá menos. ¿Cómo que para qué? Para no volverte a ver.

Y alguna dura revelación, que complicando lo que es fácil disimulas lo insalvable, así que prefiero decírtelo yo: que no te necesito y lo sé desde el principio, pero era tan sencillo que parecía imposible y ahora ya me da lo mismo, ya lo ves... Siento que te hayas puesto guapa sólo para esto...

Y será verdad que llevo meses asomado al precipicio y si no avanzo es peor que si me caigo, que me empujen y estrellarme es la manera más sincera de afrontar lo que nos queda. Pero cómo cambia todo si intentamos tocar nuestra mejor canción para que te paralice y te quedes con esa carita tan mona que me hace olvidar que hoy ha sido un día lamentable.

Déjate querer, ahora no mira nadie, y hay un mundo paralelo en el que tú y yo somos mejores que un millón de veces esto…


...ya vuelve a salir el sol y me da igual si es un foco o es de verdad.