Vientos de cambio

Han soplado vientos de cambio. Pasa a veces y cada vez parecen más revolucionarios y enfurecidos que la anterior... pero sobrevivimos a todos, crecemos con todos, aprendemos de todos.

Cierro un intenso capítulo laboral que ha durado cuatro años. Y pocos días después, empiezo a escribir un capítulo nuevo. A andar un camino nuevo.

Lo hermoso de dejar caminos es saber que algunas de las cosas que encontraste allí se van a venir contigo. Yo me llevo a un buen puñado de gente. Cuando los lazos creados van más allá de lo laboral, sobreviven a un cambio de trabajo.

Y lo hermoso de cambiar alguna faceta importante de tu vida es saber aprovechar la inercia y orquestar pequeñas revoluciones personales. Mis planes para este curso son ambiciosos, espero no quedarme tan lejos de ellos como me suele pasar... Uno de los objetivos es volver a vivir una de esas etapas en las que cuido un poco este rincón. Me apetece.

El resto de objetivos... espero ir contándooslos.

Bienvenidos a mi nueva vida.