Amor Lesbiano en la Joy Eslava

Tras un [no tan] breve momento de pánico inicial en el que me vi esperando a mi acompañante sin que ella supiera llegar al sitio [es lo que tenemos los no madrileños] y sin que yo tuviera batería en el móvil, y siendo ya más de las 21:00... finalmente entramos en la Joy Eslava a eso de las 21:45, es decir, lamentablemente demasiado tarde para coger buen sitio ["primeras filas, nuestra obsesión"] pero a tiempo para ver cómo Love of Lesbian pasaban a ocupar el escenario. Nos tuvimos que conformar con colocarnos en un lateral donde el sonido era bastante pobre. Las primeras canciones pasaron sin pena ni gloria, aunque algunas fueron de las muy buenas ["Niña Imantada", "Noches reversibles"], no eran demasiado disfrutables desde nuestra posición, y tampoco decían nada que no dijeran ya en el disco.

Después decidimos deslizarnos entre la gente y coger una mejor perspectiva del escenario... La cosa mejoró bastante. Además, LoL dejaron de cantar para empezar a actuar. ¡Qué tíos más divertidos, en serio!! Volvieron de la típica parada de mitad de concierto vestidos de astronautas y empezaron a caer burbujas de la parte superior del escenario... De esa guisa cantaron unas cuantas canciones más, entre ellas "Marlene, la Vecina del Ártico", a mitad de la cual, se detuvieron para explicar que era una canción muy triste que hablaba de la soledad. ¿Conocéis la canción? Pues eso. A una de éstas, Santi se dirigió a algún grupo de gente del público, no los pude ver, pero entiendo que serían los típicos gafapastas estirados, y les dijo algo parecido a "de nosotros o con nosotros, nos da igual, pero reíos". Me encantó. Y es que casi todo el concierto fue un alegato a las sonrisas y al buen rollo... Terminaron bajando del escenario para bailar entre el público, todavía vestidos de astronautas. Todo muy bizarro, en el sentido francés del término, pero no me podía reír más.

En el lado de lo musical, fue un espectáculo muy digno, un gran repertorio, del cual extrañé algún momento de relajación instrumental en el que tocar "Domingo Astromántico". Pero no me quejo. Temas como "Universos Infinitos", "El Club de Fans de John Boy" o "Música de Ascensores" sonaron con una cercanía y una intensidad deliciosa.

En definitiva, un muy buen concierto que, desde luego, disfruté muchísimo, más hacia el final que al principio. Por cierto, una vez más, gracias Karel.