Réquiem por las pausas

¿Habéis visto el piloto de Alcatraz? Qué cosa más precipitada... qué ganas de terminar con todo deprisa, qué impaciencia, qué... qué mal. Pero esto es lo que se lleva ahora. Hasta las películas palomiteras de los 80 eran cosas pausadísimas comparadas con las que se hacen hoy en día.

La parte que me desconcierta es comprobar que esta prisa es necesaria, que nos hemos vuelto muy impacientes en el consumo de ocio. Prueba de ello es la segunda temporada de The Walking Dead, ¿la habéis visto? Fue bastante lenta (herencia del cómic, de hecho) y la opinión popular es que no pasó nada y fue un  truño hasta el final de la temporada. Pues discrepo mucho. Probablemente sea mejor que la primera, lo que pasa es que se toma sus tiempos para presentarnos la evolución de los personajes y plantear situaciones con un nivel de tensión dramática adecuado. Parece que ahora estas cosas están mal vistas.

Con Juego de Tronos (la serie) también estoy flipando, por lo contrario, ¡qué manera de correr! ¿Hay premio si se quitan de encima el libro entero en cinco capítulos o algo? Que dices tú, bah, está bien, dan ritmo a la historia, que así no se hace pesada, blablabla. No, no está bien. Se cae en sinsentidos innecesarios, como que Arya confíe sin más en el primer tipo que descubre que Arry es una chica, o que Daenerys considere una buena idea mandar a sus jinetes en busca de ciudades mientras ella y su gente esperan en mitad de la nada. Y lo de obviar los dos primeros capítulos de Jon supongo que lo han hecho para que la parte de Craster resulte más larga y tediosa, porque si no ya me dirás...

Total, que ya no hay tiempo para nada que no sea ir al grano, todo tiene que ser directo, aunque no quede muy desarrollado. Es así y es generalizable a cosas que no son series. ¡Si este año hasta nos hemos saltado el invierno! Tampoco hay tiempo para más en este post. Salud.