Distrito 9 - Un WTF con cierta gracia

¿Sabéis estas películas de alienígenas en las que los bichos se ven de refilón y sólo a mitad de la cinta y son ultra-avanzados en un montón de sentidos? Distrito 9 no es una de ellas. Distrito 9 comienza mostrando cómo una nave espacial se para sobre Johannesburgo, llena de alienígenas en condiciones infrahumanas [y supongo que también infrainhumanas] a los que se aloja en un campo de concentración. Son [casi] todos tirando a lerdos y a la gente les dan más repelús que miedo.

WTF?

Empieza así.

Y contándonoslo como un documental.

Te pasas los primeros 20 ó 30 minutos de la película pensando "¿pero qué cojones estoy viendo?". Y es que es difícil de decir. Es una especie de "The Office" que da mal rollo. Algunas cosas ni siquiera tienen mucho sentido, como el hecho de que la peña entienda lo que les dicen los alienígenas, que hablan con ruiditos raros.

Y sin embargo tiene su punto. Es original, al menos de momento. Y te hace reflexionar un poquitín. La idea es que los alienígenas van a ser evacuados a un nuevo campo de concentración, para llevárselos de Johannesburgo. Y les parece regular.

"Señor alienígena con nombre de americano, ha sido usted embargado"

Un puñado de giros argumentales

Después viene el primer giro argumental y la peli empieza a dar mal rollo de verdad. Yo estaba convencido de que iban a pasar cosas desagradables en cualquier momento. Y no fue para tanto. Este trozo también tiene sus reflexiones, o más bien sus duras críticas. También tiene su punto.

Y ahora viene otro giro argumental más y la peli se convierte en una peli de acción. Hasta el final. Y a mí dejó de decirme nada. Ha pasado mucho tiempo desde que dejaron de motivarme las pelis de tiros. Como Terminator Salvation, que es una chusta.

Cosas que cojean

Por el camino, en alguno de estos giros argumentales, al director se le debió olvidar que estaba montando la peli como si fuera un documental y dejó de hacerlo, salvo en un par de escenas salteadas. Esto rompe el ritmo de la cinta y resta mucho encanto al resultado. Además da sensación de querer y no poder: no parece tener recursos para conseguir contar la historia como quería contarla, así que se queda a medio camino. Mal.

Por otra parte, también bastante mal el tratamiento que se hace del final, en el que los personajes actúan guiados por la absoluta arbitrariedad y la exigencia del guión, y nos cuelan un cliffhanger de ésos que te hacen pensar "vale, pero no soy imbécil".

Entonces, ¿qué?

¿La vemos o no? Venga, sí. Aunque la parte WTF del principio es lo único que le da chicha a la peli, es lo único realmente original, que aporta alguna idea nueva, algún planteamiento poco habitual. E incluso alguna referencia muy velada a nuestra sociedad y alguna invitación a pensar.

El resto está entretenido, pero nada más. Si en NSL pusiéramos estrellitas a las cosas que vemos, leemos y escuchamos, Distrito 9 se llevaría alrededor de la mitad. Tres de cinco o algo así.